Allá voy

Lo primero que te dicen en todos los manuales “del buen bloggero” es que si te pones a escribir de algo, al menos que sea de algo que te apasiona, o en su defecto, de algo que te gusta (o que te disgusta). Y si es posible, escribe con poco de periodicidad.

Lo que no te dicen es cómo enfrentarte a la “comita parpadeante” de un post en blanco. Esa puñetera, que intermitentemente parece decir, – aquí estoy,-aquí te espero.

Para mi, la redacción de un post tiene varias etapas:

– Subidón de adrenalina: Cuando por fin logras comenzar un post, lo que quiere decir que al fin has ordenado tus ideas en la cabeza, ¡puedes contar tantas cosas! y te metes en faena.

– Ejecución: Normalmente te sientes bien, pero si por algún motivo pierdes el hilo, y el post no sale adelante tiendes a querer golpearte la cabeza contra lo primero que pillas a ver si sacas a las ideas por la fuerza, y eso duele.

– Satisfacción: Cuando has logrado terminar, lo has repasado y publicado, y experimentas ese descanso del guerrero que ya se ha pasado a cuchillo a todos los malos y hasta el próximo post que luchar.

Creo que fundamentalmente por eso me gusta tanto escribir un blog, sea del tipo que sea. Por la satisfacción de crear algo.

He de decir que mi actividad “bloggera” se remonta al 2004, yo tenía entonces un bonito blog, alojado en Live Spaces por cierto (que por aquel entonces era el único host de blogs decente todo hay que decirlo), era un blog pequeñito, con cuatro “tontás” que se me ocurrían con esa edad y que acabé por abandonar por pereza (la gran enemiga del blogger). Tiempo después pasé a tener un blog sobre una de mis aficiones, que era más fácil y divertido de escribir pero que hice caer en el olvido voluntario por cuestiones ajenas a este post. Estos últimos 3 años, como parte de mi actividad profesional, he podido tener el honor de llevar los mandos de blogs corporativos para escribir en nombre de las empresas dueñas, sobre la pasión de estas claro. A día de hoy, terminada mi actividad con ellos, he de confesar que echo de menos escribir.

Con la creación de este blog, y con este post me meto de nuevo en harina bloggerística yo solita. ¿Nervios?. No, lo que realmente estoy pensando es: –Que guay, tengo otro blog!, esto es “Pa darme” con la mano abierta. 😛

Bueno, allá vamos otra vez…

Lo del nombre, si os parece, lo dejamos para otro día, pero no puedo cerrar el post sin dar las gracias a quien me dió la idea, el sabe  😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s