El fin de una era de vuelos espaciales: Despidiendo al transbordador

Con el transbordador espacial, la NASA popularizó y bajó de coste las misiones espaciales. Cuando el vuelo espacial a través del Programa Apolo a la luna se había convertido en una rutina demasiado cara e insostenible presupuestariamente, se desarrolló el concepto de vehículo casi totalmente reutilizable como modelo de las futuras misiones. Salir al espacio era muy caro, Estados Unidos tenía muchísimos frentes abiertos dónde destinar los dólares y el congreso estadounidense no estaba dispuesto a seguir financiando ya mas misiones Apolo una vez ganada la carrera contra los rusos, así fue como en en 1972 el entonces Presidente Nixon anunció que la NASA estaba desarrollando un proyecto de vuelos espaciales de bajo coste.

El concepto era pionero, una nave que fuera capaz de volver del espacio sin apenas rasguños y por si misma, un transbordador espacial que aterrizase como un avión y fuera recuperado de misión en misión. Para romper la barrera atmosférica este vehículo debería ser impulsado por 3 cohetes, dos de ellos, los cohetes SRB (Solid Roquet Boosters) eran también recuperados. Tan sólo se perdía el tanque central de combustible, pero su coste era asumible. Con este desarrollo se presentó un vehículo reutilizable y con posibilidad de llevar hasta 7 astronautas y  toneladas carga en las bodegas, lo que permitiría también a la NASA alquilar al sector privado para el lanzamiento de satélites etc.

Se construyeron un total de 6 naves y gracias al Enterprise (aunque este último nunca llegó a volar fuera de la atmósfera), Columbia, Challenger, Discovery, Atlantis y Endeavour, nos acostumbramos a ver periódicamente los despegues en la televisión y a los astronautas paseando a su alrededor como algo ya de rutina. De Septiembre de 1976 hasta Junio de 2011 (exceptuando con los dos altos causados por las tragedias del Chagenller y el Columbia) se realizaron 135 misiones científicas y técnicas, desde colaborar con los rusos en la Estación Espacial Mir, reparar el Telescopio Hubble o ser la pieza clave en el montaje de la que es hoy la ISS – Estación Espacial Internacional. En Junio de 2011 el Transbordador Endeavour realizó la última misión de la flota llevando piezas a la ISS – Estación Espacial Internacional.

Para el recuerdo quedarán estos despegues que ponían los pelos de punta:

Desde el final oficial del programa, la NASA ha ido desmontando y dejando listas las estructuras de las naves para ser expuestas en varios museos de EEUU, no sin antes dedicarles un último adiós en forma de un vuelo de honor a lomos del avión 747 especialmente preparado para cargarlas y que sobrevoló las distintas ciudades que acogerían las naves.

El Discovery llega a DC (Fuente Nasa.gov)

El Discovery llega a DC (Fuente Nasa.gov)

El Discovery sobrevuela la Casa Blanca (Fuente: The Guardian UK)

El Discovery sobrevuela la Casa Blanca (Fuente: The Guardian UK)

Y ha sido el Endeavour la última nave que ayer 21 de Septiembre surcaba los cielos de California antes de descansar para siempre en un museo de Los Ángeles.

El último vuelo del Endeavour (Fuente: Nasa.gov)

El último vuelo del Endeavour (Fuente: Nasa.gov)

¿Dónde se pueden ver las naves?

El Discovery, la nave más veterana, está ya expuesta en el Smithsonian’s National Air and Space Museum en su centro Steven F. Udvar-Hazy cerca del Aeropuerto Internacional de Dulles en Washington DC

El Atlantis está en el Centro Espacial Kennedy en Florida, en su área de exhibiciones abierta al público.

El Transbordador Enterprise finalmente descansará en el Intrepid Sea, Air and Space Museum de Nueva York después de haber estado en el Smithsonian de Washington hasta hace dos meses.

Y como dije antes, el Endeavour estará expuesto en el California Science Center en Los Angeles.

¿El futuro de la exploración espacial tripulada?

El 24 de Mayo de 2011, Charles Bolden administrador de la NASA, presentaba el proyecto de vehículo de traslado multipropósito Orion, (Orion Multi-Purpose Crew Vehicle o Orion MPCV), con un coste muy inferior a los 450 millones de dólares que costaba lanzar el transbordador. Con este programa se retoma el concepto de cápsula estilo Apollo, pero mejorada. Un vehículo capaz de salir de la atmósfera terrestre, con miras para ir a la Luna de nuevo o a Marte, que además será 10 veces más seguro que las actuales naves, gracias a dos sistemas: el primero situado sobre la cápsula, se llama “Launch Abort System y permitirá en cuestión de seguros tomar el control de la nave y desviarla en caso de una emergencia en el lanzamiento, disipando, además, el calor y los efectos de la atmósfera. El segundo es el “Service Module”, que contiene agua, oxígeno, alimentos y carga científicas que acompaña al vehículo antes de volver a entrar a la Tierra. La reentrada sería mediante paracaídas y amerizajes.

Capsula Orion

Capsula Orion (fuente Nasa.gov)

Este vehículo, que ya está siendo construido por la compañía Lockheed Martin, tiene previsto su debut en 2016.

Esperaremos impacientes, mientras tanto, hasta siempre Shuttle:

Grand Finale 2010-11 from McLean Fahnestock on Vimeo.

Anuncios

Un pensamiento en “El fin de una era de vuelos espaciales: Despidiendo al transbordador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s