Cuando la vida se pone irónica: La historia de Wilmer McLean

En 1861 estalló la Guerra Civil americana, por aquel entonces el Sr Wilmer McLean, un caballero de Virginia se encontró viejo y enfermo para luchar, y por ello pensó casi con alivio que se había librado del conflicto. Por desgracia el Sr McLean vivía con su familia a medio camino entre Washington D.C y Richmond, las respectivas capitales de la Unión y la Confederación.

La primera batalla de la Guerra Civil, “The Battle of Bull Run”, estalló el 21 de Julio de 1861 cerca de Manassas (Virginia) muy cerca de la casa del Sr McLean. El General Confederado Beauregard en su búsqueda de un cuartel general dio con la casa del Sr McLean, le debió parecer adecuada y acampó en ella, el y todos sus hombres claro. Como consecuencia de esto la casa pasó a ser el blanco de artillería del otro ejército, siendo destruida hasta los cimientos por una bala de cañón que se coló por la chimenea un día.

El Sr Wilmer Mclean se mudó entonces de casa, aunque no se fue muy lejos. Hasta que en 1862 estalló cerca de su nueva casa la segunda “Battle of Bull Run”, cuatro veces peor que la anterior, McLean no tuvo más remedio que escapar con su familia lo más lejos posible de allí para salvar la vida, y se asentó en Clover Hill (Virginia). Esta ciudad cambió más tarde su nombre por Appomattox Court House.

Corría el año 1865, cuando el ejército de la Unión comandado por el General Ulysses S Grant daba por fin alcance, después de constantes escaramuzas a lo largo de Virginia, al ejército Confederado de Robert.E.Lee. Y ¿Adivináis dónde fue?

Efectivamente, en Appomattox Court House, nuevo lugar de residencia del Sr Wilmer Mclean.

cwp78

Pero eso no es todo. El 9 de Abril de 1865, el General Lee se rendía oficialmente a Ulysses S. Grant poniendo punto y final a la Guerra Civil Americana. El lugar de la rendición, literalmente, el patio de la casa del Sr Wilmer McLean.

Una vez pasado todo, el señor McLean (quien por cierto quedó en la ruina y su casa nuevamente echa unos zorros), declaró: “La guerra comenzó frente a mi casa y terminó en mi patio”. (Era un caballero de la época, y con esa flema se lo tomaban todo).

18944

Para que luego digan que la vida en ocasiones no tiene una manera muy irónica de comportarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s