Casualidades que ponen los pelos de punta: Liberty Bell 7 y Apollo 1

Corría un 21 de Julio de 1961 cuando el piloto Virgil “Gus” Grissom (el primer astronauta en realizar un paseo espacial) amerizaba junto con la capsula Liberty Bell 7, en lo que era el punto y final de la misión número 4 del programa Mercury.  En general esta misión suborbital había salido bien, sin embargo un problema en la reentrada hizo que no se abrieran bien los paracaídas de emergencia. Al chocar contra el agua los globos que debían inflarse para mejorar la flotabilidad de la nave no lo hicieron correctamente y la capsula quedó ladeada y a merced del fuerte oleaje. Aun así, la capsula flotaba.

Liberty Bell 7 y Gus Grissom

Liberty Bell 7 y Gus Grissom

Se suponía que Gus se quedaría dentro de la misma a esperar a que el helicóptero, y el personal de rescate de la NASA descendiera sobre él para rescatarlo en un arnés. Todo parecía ir bien hasta que, en palabras del astronauta, la escotilla de la capsula explosionó súbitamente y salió propulsada hacia el exterior. Esto provocó que comenzara a entrar muchísima agua.

Hago un inciso para comentar que hasta ese momento las escotillas de salida de las capsulas podían ser abiertas manualmente o bien desde fuera por el personal de rescate, o desde dentro usando un mecanismo pirotécnico.

A los equipos de rescate apenas les dio tiempo a rescatar a Gus antes de que la cápsula se llenara de agua y se hundiera como una piedra. Intentaron reflotarla pero no fue posible, entre otras cosas porque pesaba demasiado para ser elevada por un helicóptero.

Grissom siendo rescatado por el helicóptero de salvamento

Grissom siendo rescatado por el helicóptero de salvamento

La polémica en los medios estaba servida, se estableció una pelea entre los ingenieros de la NASA y el astronauta. Los primeros aseguraban que era imposible que se hubiera abierto sola y acusaban al Gus de haberse dejado llevar por el miedo de un posible hundimiento y haberla accionado el mismo desde dentro. Grissom, quien por cierto era un hombre de un fuerte carácter, aseguraba que el miedo jamás se le pasó por la cabeza, que él no había sido y que la culpa era totalmente del diseño de los ingenieros. Durante meses predicó en los plenos de la comisión de investigación y en todos los periódicos, que era necesario cambiar urgentemente los diseños de apertura de las escotillas.

Finalmente la comisión de investigación falló a favor de Gus y decidió que la escotilla de las siguientes cápsulas, se iba a rediseñar. Si bien debía poder ser abierta desde dentro mediante palancas, sólo debía ser posible abrirla pirotécnicamente desde fuera para evitar nuevos incidentes.

Este suceso se hubiera quedado en el anecdotario general de la NASA si no fuera porque la casualidad entró a jugar un macabro papel tan sólo 6 años después.

Y es que, tal día como hoy, un 27 de Enero de 1967, toda la tripulación del Apollo 1 formada por los astronautas Ed White, Roger Chaffe, y el propio Gus Grissom, perdían la vida en un incendio en el interior de la cápsula mientras realizaban una rutinaria prueba en tierra.

Tripulación del Apollo 1, (de izq a dcha), Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee

La mezcla de calor, humo, falta de oxígeno (consumido por el fuego) y sobre todo, que los astronautas no pudieron escapar de la cápsula porque les fue imposible accionar el mecanismo de apertura interno, hicieron el resto. Para cuando los equipos de rescate llegaron y accionaron el pulsador pirotécnico externo, ya era demasiado tarde.

Lo dicho, los pelos de punta…

Fuente de las fotos: Nasa.gov

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s