Casualidades que ponen los pelos de punta: Liberty Bell 7 y Apollo 1

Corría un 21 de Julio de 1961 cuando el piloto Virgil “Gus” Grissom (el primer astronauta en realizar un paseo espacial) amerizaba junto con la capsula Liberty Bell 7, en lo que era el punto y final de la misión número 4 del programa Mercury.  En general esta misión suborbital había salido bien, sin embargo un problema en la reentrada hizo que no se abrieran bien los paracaídas de emergencia. Al chocar contra el agua los globos que debían inflarse para mejorar la flotabilidad de la nave no lo hicieron correctamente y la capsula quedó ladeada y a merced del fuerte oleaje. Aun así, la capsula flotaba.

Liberty Bell 7 y Gus Grissom

Liberty Bell 7 y Gus Grissom

Se suponía que Gus se quedaría dentro de la misma a esperar a que el helicóptero, y el personal de rescate de la NASA descendiera sobre él para rescatarlo en un arnés. Todo parecía ir bien hasta que, en palabras del astronauta, la escotilla de la capsula explosionó súbitamente y salió propulsada hacia el exterior. Esto provocó que comenzara a entrar muchísima agua.

Hago un inciso para comentar que hasta ese momento las escotillas de salida de las capsulas podían ser abiertas manualmente o bien desde fuera por el personal de rescate, o desde dentro usando un mecanismo pirotécnico.

A los equipos de rescate apenas les dio tiempo a rescatar a Gus antes de que la cápsula se llenara de agua y se hundiera como una piedra. Intentaron reflotarla pero no fue posible, entre otras cosas porque pesaba demasiado para ser elevada por un helicóptero.

Grissom siendo rescatado por el helicóptero de salvamento

Grissom siendo rescatado por el helicóptero de salvamento

La polémica en los medios estaba servida, se estableció una pelea entre los ingenieros de la NASA y el astronauta. Los primeros aseguraban que era imposible que se hubiera abierto sola y acusaban al Gus de haberse dejado llevar por el miedo de un posible hundimiento y haberla accionado el mismo desde dentro. Grissom, quien por cierto era un hombre de un fuerte carácter, aseguraba que el miedo jamás se le pasó por la cabeza, que él no había sido y que la culpa era totalmente del diseño de los ingenieros. Durante meses predicó en los plenos de la comisión de investigación y en todos los periódicos, que era necesario cambiar urgentemente los diseños de apertura de las escotillas.

Finalmente la comisión de investigación falló a favor de Gus y decidió que la escotilla de las siguientes cápsulas, se iba a rediseñar. Si bien debía poder ser abierta desde dentro mediante palancas, sólo debía ser posible abrirla pirotécnicamente desde fuera para evitar nuevos incidentes.

Este suceso se hubiera quedado en el anecdotario general de la NASA si no fuera porque la casualidad entró a jugar un macabro papel tan sólo 6 años después.

Y es que, tal día como hoy, un 27 de Enero de 1967, toda la tripulación del Apollo 1 formada por los astronautas Ed White, Roger Chaffe, y el propio Gus Grissom, perdían la vida en un incendio en el interior de la cápsula mientras realizaban una rutinaria prueba en tierra.

Tripulación del Apollo 1, (de izq a dcha), Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee

La mezcla de calor, humo, falta de oxígeno (consumido por el fuego) y sobre todo, que los astronautas no pudieron escapar de la cápsula porque les fue imposible accionar el mecanismo de apertura interno, hicieron el resto. Para cuando los equipos de rescate llegaron y accionaron el pulsador pirotécnico externo, ya era demasiado tarde.

Lo dicho, los pelos de punta…

Fuente de las fotos: Nasa.gov

Navidades, rezos y otras anécdotas en el espacio

En la Nochebuena de 1968 (un año particularmente complicado para la humanidad) la tripulación de la misión Apolo 8, primera misión que circunvaló la Luna por completo, leyó durante la retransmisión en vivo el libro del Génesis de la Biblia.

Borman – Anders – Lovell

Me ha parecido una buena manera de felicitaros las fiestas desde estas líneas:

William A. Anders:

“Mientras nos aproximamos al amanecer aquí en la luna, la tripulación del Apolo 8 quiere compartir un mensaje con todos en la tierra”: 

“In the beginning God created the heaven and the earth. And the earth was without form, and void; and darkness was upon the face of the deep. And the Spirit of God moved upon the face of the waters. And God said, Let there be light: and there was light. And God saw the light, that it was good: and God divided the light from the darkness. “

James A. Lovell, Jr.:

And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day. And God said, Let there be a firmament in the midst of the waters, and let it divide the waters from the waters. And God made the firmament, and divided the waters which were under the firmament from the waters which were above the firmament: and it was so. And God called the firmament Heaven. And the evening and the morning were the second day.” 

Frank Borman:

“And God said, Let the waters under the heaven be gathered together unto one place, and let the dry land appear: and it was so. And God called the dry land Earth; and the gathering together of the waters called he Seas: and God saw that it was good.”

“De parte de la tripulación del Apolo 8, cerramos retransmisión, queremos desearos una buena noche, buena suerte, feliz Navidad y que dios os bendiga a todos en la tierra”.

Tiempo después, un activista ateo demandó a la NASA por supuestas violaciones de la separación Iglesia y Estado. La Suprema Corte de Estados Unidos se negó a escuchar el caso “por carecer de jurisdicción”.

Esta misión fue el pistoletazo de salida real para la carrera Lunar, se podía ir y volver a la Luna con relativa facilidad, ahora solo faltaba poder aterrizar. 3 misiones después, se comprobó que era posible. Aunque quizás el mejor legado de esta misión sea la instantánea tomada desde la cabina y llamada “Amanecer de la tierra”. Foto que me encanta.

Amanecer de la tierra desde la luna -Apolo 8-

Amanecer de la tierra desde la luna -Apolo 8-

Aunque en la historia de los rezos espaciales, quizás el más famoso es “La oración del pastor”, emitida por Alan Sheppard en 1961 durante el vuelo de la Cápsula Freedom 7 Mercury. El 5 de mayo de 1961 Alan Shepard despegó en la cápsula Freedom 7 Mercury y efectuó en apenas 15 minutos un vuelo en el que alcanzó 186 kilómetros, cayendo después en el Atlántico, donde fue rescatado, este era el primer vuelo suborbital realizado por un estadounidense.

Alan Sheppard

En este lanzamiento Shepard, el primer astronauta de los EE UU, creó una de las plegarias más repetidas por los pilotos de todo el mundo, que después pasó a llamarse la oración del pastor, haciendo un juego de palabras con su apellido (muy similar al termino en inglés ’shepherd’, pastor). Cuenta la leyenda que Sheppard dijo antes del lanzamiento: ‘Please, dear God, don’t let me fuck up‘ (por favor, dios mío, no dejes que la joda), aunque el propio astronauta aclaró después que su frase había sido ‘Don’t fuck up, Shepard‘ (no la jodas, Shepard). No se sabe si fué verdad o no, pero la frase ’señor, no permitas que la joda’ ha pasado a convertirse en la oración del pastor; un corto y potente recordatorio de la importancia del deber y el honor, y de la valentía que hace que hace falta tener para hacer algo en determinados oficios. Desde luego, las cabinas de numerosos aviones de todo el planeta la han escuchado innumerables veces desde el vuelo de Shepard, y seguro que también antes. Por ahí dicen: Úsala también. Es eficaz. (Habrá que hacerlo)

Feliz Navidad 🙂

El fin de una era de vuelos espaciales: Despidiendo al transbordador

Con el transbordador espacial, la NASA popularizó y bajó de coste las misiones espaciales. Cuando el vuelo espacial a través del Programa Apolo a la luna se había convertido en una rutina demasiado cara e insostenible presupuestariamente, se desarrolló el concepto de vehículo casi totalmente reutilizable como modelo de las futuras misiones. Salir al espacio era muy caro, Estados Unidos tenía muchísimos frentes abiertos dónde destinar los dólares y el congreso estadounidense no estaba dispuesto a seguir financiando ya mas misiones Apolo una vez ganada la carrera contra los rusos, así fue como en en 1972 el entonces Presidente Nixon anunció que la NASA estaba desarrollando un proyecto de vuelos espaciales de bajo coste.

Sigue leyendo

El hombre que nos enseñó el poder de un pequeño paso

Cuentan sus compañeros de la NASA, que Neil Armstrong era con diferencia el astronauta más reservado de carácter de todo aquel grupo de elegidos para ir a la luna, y también el que más sangre fría demostraba.

Piloto de vocación e ingeniero aeronáutico de carrera, cuentan los que le conocieron que siempre pareció que Armstrong tuvo a la Muerte rondando, más la suerte siempre estuvo de su parte.

Sigue leyendo

43 años que cambiaron el mundo

Ayer la Nasa, después de 8 meses de trayecto, consiguió poner sobre el planeta Marte un nuevo explorador robot que durante unos dos años, probablemente mas, gracias a su maravillosa batería de plutonio, con el que recorrerá un trocito del planeta rojo para realizar fotos y experimentos in situ. El objetivo, conocer más sobre el planeta, entre otras cosas si en algún momento albergó vida, y de paso seguir allanando el terreno para una posible futura misión tripulada.

Hace unos días, el 16 de Julio, se cumplían 43 años desde que Neil Armstrong pisó la Luna. Sé que quizás las comparaciones no son del todo justas, pero a falta de que tengamos un nuevo Armstrong dejando su huella esta vez sobre tierra roja, creo que comparar estas dos situaciones es más que conveniente, al menos por el momento, para poder apreciar el cambio que hemos sufrido. Mi ánimo no es compararlas en complejidad, horas de trabajo, ingenieros o presupuesto, porque no habría lugar para ello, cada una fue extraordinaria para el momento en que fue realizada, tuvo sus motivaciones históricas mas el mismo espíritu de superación.

Sigue leyendo