¿El medio hizo al Presidente o fue al revés?

En estos días estoy asistiendo a un seminario sobre Marketing 2.0 en el Instituto de Empresa. Durante una de las jornadas una de las cosas que hicimos fue el análisis de las dos campañas de Obama, la del 2008 y la del 2012.

De cómo se montaron estas dos campañas, la estrategia a seguir y lo que contenían merece post aparte porque es apasionante.

Hoy quería centrarme en cómo se puede establecer una singularidad o causalidad a través de la historia de los presidentes de los EEUU y los nuevos medios que adoptan para comunicarse con las masas de votantes.

Se ha convertido en tradición que el medio mediante el cual los candidatos a presidente de los EEUU se han dirigido a los futuros votantes ha sido un reflejo de lo que se haría después de el mundo. Parece que aquel que elige bien el medio, pero sobre todo, lo entiende y aprovecha sus particularidades, se lleva el gato al agua. Bueno, tampoco es una relación causa efecto totalmente directa pero si bastante importante.

En su carrera hacia la Casa Blanca fue el célebre Franklin Delano Roosevelt uno de los primeros en realizar discursos por radio. Los republicanos tardaron en reaccionar pero en 1944 compraban ya cuñas de publicidad radiofónica justo después de un discurso de Roosevelt.

Los debates entre candidatos a la presidencia de los EEUU comenzaron antes de que hubieran grandes medios masivos. Uno de los primeros, corría el año 1858,  tuvo como protagonista al propio Abraham Lincoln,  pero hasta el célebre debate Kennedy-Nixon en 1960 no supimos de su importancia.

JFK y su gabinete si entendieron la importancia de aquel nuevo medio que surgía y que se llamaba televisión. John F. Kennedy se rodeó de un gabinete de imagen y se presentó a aquel debate maquillado, con una sonrisa perfecta, traje impecable, unas maneras gestuales muy estudiadas y hasta se bronceó un poco para parecer más saludable. Richard Nixon, que no había entendido nada sobre la TV, se operó pocos días antes del menisco, se presentó cojeando y sudoroso y se negó a maquillarse. Este célebre debate, y la carrera a la Casa Blanca la ganó el primero.

Os aconsejo que lo veáis en su totalidad:

Curiosamente Nixon era mucho mejor orador, y en encuestas posteriores se demostró que había ganado este mismo debate por radio. Otra curiosidad aparte es que la aparente cara de buena salud de Kennedy no reflejaba la realidad. El difunto presidente sufría dolores de espalda horribles, tenía las cápsulas suprarrenales destrozadas y un largo etcétera que se calcula que sólo le hubiera concedido unos pocos años más de vida de no haber sido asesinado.

Desde entonces el Debate de candidatos presidenciales ha sido el acontecimiento más esperado de unas elecciones en EEUU.

Y llegamos a nuestros días:

Elecciones de 2008 entre Obama y McAin. Barack Obama monta página web, apps especiales, usa el advergaming (ya os digo que merece post aparte) y John McAin, aunque si tiene presencia en social media se hace célebre porque a micro abierto le pregunta a un ayudante qué era “googlear”.

Incluso se atrevieron con vídeos virales:

¿Recordáis este video de Budweiser?

Pues el equipo Obama lo convirtió en este:

A 2012 llegamos con alguna diferencia, pero más de lo mismo.  El equipo Obama lleva casi su campaña a online fundamentalmente, incrementando un 45% la inversión en este campo en comparación con la campaña del 2008. Esta vez apuestan fuertemente por Twitter como un canal de comunicación en si mismo, dotando de Twitter al propio Obama , a su muje, otros portavoces demócratas etc. De hecho su discurso nada más ganar las elecciones es uno de los más tuiteados de la historia.

¿Y mientras qué hacían los republicanos? Afortunadamente, para Obama, aunque comienzan fuertemente la guerra dentro del social media no llegan a crear un engagement suficiente con los fans, no crean contenido de calidad y siguen yendo a la cola. Además de que eligen a un candidato, Romney, que cada vez que habla sube el pan pero ese es otro tema.

Entonces, qué opináis, ¿el dominio del medio hace al presidente?¿o es al revés?

La conclusión está clara, hay que estar muy atentos a los próximos movimientos allí para aventurar lo que más tarde o más temprano será un medio masivo mundial. Como siempre, y también en Social Media, lo que despunta al otro lado del charco, acabará por llegar a estas orillas. Mejor estar prevenidos, ¿no?

Links interesantes:

Snapshot of Presidential Candidate Social Networking Stats 2008

Social Media in politics – How Romney’s digital strategy is spun